Ir al contenido principal

Una mano amiga.


En la educación médica tenemos muchas clases de materias para comprender el funcionamiento, el daño, la prevención, la medicación y un sin números de cosas mas que ayudan al personal de salud ha tener las herramientas para mantener la salud de las personas.

Pero hay cosas que simplemente nacen con la vocación, y es por esto que comparto una breve historia de un turno de los tantos en el Hospital Patronato San José al sur de la ciudad de Quito.

Me encontraba con una compañera en aquel turno, en la sala de labor de parto una señora de unos 23 años(Cristina) su primer embarazo, con dolores, contracciones, etc. Con mi compañera fuimos a revisar su historia clínica, tomamos signos vitales entre otros procedimientos, cuando me acerque para presentarme y preguntarle si además de los dolores siente algo o si se encuentra nerviosa y no recuerdo que más le dije, mi compañera comenzó a darle algunos consejos para el parto, cuando yo me predisponía a darme la vuelta para irme fue cuando la señora me llamo y me dice tómeme la mano a lo que accedí con algunas palabras de alivio las cuales no fueron del impacto que quería, la señora me pidió como si fuese un ser tan cercano para ella que me quedará durante todo el parto lo cual fue así, a pesar de tener que hacer algunas cosas mi compañera me cubrió en todo mientras yo acompañe a Cristina desde la sala de labor de parto a la sala de parto y después a la de recuperación.

Sentí el apretón de su mano con cada contracción, sentí el alivio de su mano cuando nació su hijo, vi de cerca la felicidad de ella de haber cumplido como madre en ese momento, me di cuenta que las madres entran solas a un lugar hospitalario donde no conocen a nadie, es cuando hay que entrar en razón y recordar que son personas mas no simples pacientes, que quizá mi forma de hablarle al principio fue la causa de entablar aquel lazo de confianza, y no hice mayor cosa de lo que me habían enseñado en las aulas de clases sino lo único que hice fue darle mi mano durante todo el proceso, cuando ya me despedía Cristina me agradeció tanto por acompañarla en su cansancio sonrió y sentí la satisfacción de haber cumplido con algo.

Independiente de una profesión o de esta historia a quienes hemos dado la mano en circunstancias difíciles, o quienes nos han dado su mano cuando lo hemos necesitado, un abrazo a todos que este año sea hermoso en nuestras vidas. Comencemos a dar la mano a quien creamos que lo necesite.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…