Ir al contenido principal

LOS SUEÑOS DULCES

“Kuervo mío hoy te cambiaran el corazón”



Sueño que estoy dormido, nada es especial, la misma cama, la misma cobija, el dormitorio un poco más oscuro quizás, por lo general es de madrugada no antes de las 2 ni después de las 4 de la mañana.

Un frio como de hielo empieza a subir desde los dedos de los pies hacia mi cabeza, en ese momento sé que la pesadilla comenzó, también, sé que estoy durmiendo, sé que estoy en mi cuarto, y como ya dije sé que la pesadilla comenzó, como siempre desde hace unos tres años sé también que de nada sirve de lo que haga no podré despertar.

Mi cuerpo se vuelve en sensación como si fuera extremadamente pesado, si me preguntan qué es lo peor de todo sin duda respondería que es la sensación de impotencia, siento como se tensionan mis parpados tratando de abrirse pero hacerlo se torna imposible.

Mientras tanto el frio avanza, los pies, las piernas, mi barriga, mi pecho, mis hombros, mi cuello, mi mandíbula y justo cuando llega a la altura de mis ojos ocurre que es como si mil personas gritaran dentro de mi cerebro, algo así como si del silencio de mi dormitorio de pronto me trasladara a una feria donde toda una multitud grita.

En ese momento todo se borra hasta cuando despierto, transpirado a más no poder y literalmente tiritando de miedo me despierto en mi cuarto oscuro, sin embargo el miedo no dura porque mi razonamiento no tarda en llegar también y a estas alturas tenerle miedo a una pesadilla no es concebible.

En diciembre del año pasado y por única vez ocurrió lo siguiente:

El sueño comenzó con todo su preámbulo, pero, aquella vez mientras trataba de despertarme, en mi sueño apareció una niña de unos cuatro años más o menos, su cabello era largo súper largo, lleno de risos o churos como le decimos en el Ecuador, sus facciones eran muy lindas y no se me ocurren palabras para describir lo dulce y tierna que era

- Papá tengo miedo, me dijo

- Tranquila mi amor es solo una pesadilla

Entonces la abracé contra mi pecho, mientras le repetía es solo una pesadilla, no pretendo caer en cursilerías, así que me remitiré solamente a decir que nunca antes había experimentado aquellos sentimientos, aquel ser era mío y solo necesitaba protegerlo, solo quería protegerlo, podía sentir la tibieza de ella y su corazón latiendo mientras nada importaba tanto como ella en ese momento en mi vida.

Aquella vez la pesadilla se detuvo, yo gané esa vez, me desperté con una sonrisa que no se borró en mucho tiempo, después la pesadilla ha regresado y la verdad por lo general no gano, pero, luego cuando me despierto y espanto el miedo me acuerdo de esa noche de diciembre del 2007 y una sonrisa cómplice me ayuda a dormir.

“hoy apagarán tus ojos y te obligarán a volar”
Sal y Mileto (Kuervo Mío)
byrongio

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…