Ir al contenido principal

RUMOR DE VIDA

“La vida no sabe de versos/ la vida no sabe de nada/ la vida es un triste poema/ que solo mi alma declama…” dado y firmado, aseguro que este fue el primer poema que compré, es un hecho entonces, el que a veces olvide para que lado de mi cama esta la puerta del dormitorio, y sin embargo recuerde a esa persona de profesión mecánico que por accidente había quedado ciega, en un domingo de hace tres años en el Trolebús de Quito, donde y cuando le compré fragmentos de un poema sin autor y sin titulo.

Que la vida no sepa de versos, o, que la vida no sepa de nada, son dudas que a estas alturas dejan de ser dudas y se convierten en acertijos, acertijos racionalmente incorrectos que no sirven mas que para ser eso… ser acertijos (y punto)

Ayer nos reunimos con unos amigos en la Plaza Ñuñoa, en mi opinión y después de la Plaza Brasil, la Plaza Ñuñoa es uno de los mejores barrios bohemios de estos lares, sentados en la terraza de cualquier bar que la rodea es posible camuflarse entre un ron Barceló y un Vodka con agua tónica, y mirar la vida nocturna de Santiago…

La vía publica adopta entonces la forma de una inmensa pantalla por donde se rebobina una y otra vez la individualidad de las personas protestando contra el uniforme colectivo de la sociedad, entonces un hombre que tiene amarrado un teléfono inalámbrico a su oído derecho (a modo de bluetooth) pareciera que nos grita “despertad que esto no es un sueño” pero incluso él se mimetiza hasta el punto de no llamar mas la atención, que decir entonces del poeta que se acercó a vendernos sus versos "Yo nada sé de la poesía/ Solo escruto desde mi cuarto/ Las señales del infinito" (Homero Castillo Duran), ó la señora que nos gritó a lo lejos “Que Dios los perdone”….

En fin.

Me gustaría llamar interesantes a estas noches, quizás decir que lo pase bien o en el mejor de los casos “increíble”, pero no es así… a mi todo esto de pronto me sabe a ajeno, y no por estar lejos de algo, sino más bien por estar lejos de alguien.

A veces “nesito” comprobar que ella es real, y comprobarme que no es un sueño que tan solo yo lo veo, me gustaría no pasar tantas noches sin poder abrazarla, y discutir tantas veces sin que ella se entere… y mirar sus ojitos cuando dice que me ama… la vida entonces no sabe de tiempo y al parecer comprende de distancia, entonces la escucho con su forma de arrrastarrr las errres, con su forma de leer mi pensamiento, con su habilidad para saber siempre que estoy mintiendo y su capacidad de despertarme y conversar con ese ser que vive en mi el tiempo que tardo en enterarme que estoy despierto, y el fastidio que tiene con mi acento, y hasta cuando dice que “quieres que te cuente un secreto…” entonces es como si todo vuelve a su sitio, donde siempre ha estado donde siempre va a estar.

Nota: El titulo de esta publicación pertenece al poema “Rumor de Vida” del poeta chileno Homero Castillo Duran

byrongio

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…