Ir al contenido principal

"Viveza criolla"

He recibido este mensaje y es uno de los mejores que he leído en mucho tiempo...

La creencia general es que Ménem no servía, como así tampoco Alfonsín y De La Rúa. Hoy se dice que Kirchner no sirve; pero, quien quiera que venga después de Kirchner, tampoco servirá para nada.

Por eso estoy empezando a sospechar que el problema no está en lo ladrón y corrupto que haya sido Ménem, o en lo autocrático que es Kirchner.

El problema está en nosotros, nosotros como pueblo, nosotros como materia prima de un país.

Porque pertenecemos a un país donde la “viveza criolla” es moneda valorada tanto o más que el dólar.

Un país donde hacerse rico de la noche a la mañana es una virtud más apreciada que formar una familia a largo plazo, basada en valores morales y respeto por los demás.

Pertenecemos a un país donde, lamentablemente, los periódicos jamás podrán venderse como se venden en otros países; es decir, poniendo unas cajitas en las aceras donde uno paga por un solo periódico y saca un solo periódico, dejando los demás donde están.

Pertenecemos a un país donde los lugares de trabajo son, entre otras cosas, las papelerías particulares de sus empleados deshonestos que llevan a sus casas, como propias, hojas de papel, lapiceras, bolígrafos, lápices, marcadores y todo lo que pueda hacer falta para las tareas de sus hijos.

Pertenecemos a un país donde la gente se siente triunfante si consigue "colgarse" del cable del vecino, y donde la gente inventa a la hora de llenar sus declaraciones, para pagar menos impuestos, o directamente para no pagarlos.

Pertenecemos a un país donde la impuntualidad es un hábito, donde los directivos de las empresas no generan capital humano, donde las personas tiran basura en las calles y luego reclaman al gobierno porque las calles están sucias o se tapan las alcantarillas, donde no existe la cultura por la lectura y donde no hay conciencia ni memoria política, histórica o económica.

Donde nuestros congresistas trabajan dos días al año (y cobran todos los demás como altos ejecutivos) para aprobar una reforma fiscal al vapor, que lo único que hace es hundir al que no tiene, joder al que tiene poco y beneficiar sólo a unos pocos.

Pertenecemos a un país donde las licencias de conducir y los certificados médicos se pueden “comprar”, sin hacer ningún examen.

Un país donde puede subir una persona de edad avanzada, una mujer con un niño en brazos, o algún minusválido, y la persona que viene sentada en el asiento especial para estas personas se hace la dormida para no dárselo, y si alguien le reclama se levantará, pero para dar un golpe o decir una mala palabra.

Un país donde la prioridad de paso es para el automovilista y no para el peatón. Un país donde su gente está llena de faltas, a las que ignora, pero que disfruta criticando a sus gobernantes.

Mientras más le diga rata a Ménem, mejor soy yo como persona, pese a que apenas ayer me consiguieron todas las preguntas del examen de matemáticas de mañana.

Mientras más le diga autócrata a Kirchner, mejor soy yo como argentino, a pesar de que apenas esta mañana estafé a mi cliente a través de un fraude, lo que me ayudó a pagar algunas deudas.

No, No. Ya basta.

Como “Materia Prima” para un país serio tenemos muchas cosas buenas, pero nos falta muchísimo para ser los hombres y mujeres que nuestro país realmente necesita.

Esos defectos, esa alardeada “viveza criolla” congénita, esa deshonestidad en pequeña escala que después crece y evoluciona hasta convertirse en casos de escándalo, esa falta de calidad humana, más que Alfonsín, Menem, De La Rúa, o Kirchner, es lo que nos tiene real y francamente mal, porque estos no han sido ni más ni menos que nuestros presidentes, nacidos aquí y no en otra parte.

Lo siento. Porque aunque Kirchner renunciara hoy mismo, el próximo presidente que lo suceda tendrá que seguir trabajando con la misma materia prima defectuosa que, como pueblo, somos nosotros mismos. Y no podrá hacer nada.

No tengo ninguna garantía de que alguien lo pueda hacer mejor, pero mientras nadie señale un camino destinado a erradicar primero los vicios que tenemos como pueblo, nadie servirá.

No sirvieron Alfonsín, ni Duhalde, ni De La Rúa; no sirve Kirchner, ni servirá el que venga.

¿O qué?...

¿Es que necesitamos traer a un dictador, para que nos haga cumplir la ley por la fuerza y a los palos?

Aquí hace falta otra cosa, algo más que “cacerolazos” o “cuetazos”. Y mientras esa “otra cosa” no empiece a surgir desde abajo hacia arriba, o desde arriba hacia abajo, o del centro para los lados, o como quieran, seguiremos igualmente estancados... igualmente sumergidos!!!

Es muy bueno ser argentino. Pero cuando esa argentinidad autóctona empieza a hacerle daño a nuestras posibilidades de desarrollo como nación, ahí la cosa cambia...

No esperemos encenderle una velita a todos los santos, a ver si nos mandan un mesías. Nosotros tenemos que cambiar. Un presidente diferente, con los mismos argentinos, no podrá hacer nada.

Por lo que está muy claro... "somos nosotros los que tenemos que cambiar".

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…