Ir al contenido principal

SÍ NO ESTOY AQUI

"Sí no estoy aquí
es porque me fui a la mierda
lleno de rencor…"




El mío era un dormitorio de hecho improvisado, para aquella eventualidad de que algún pariente de cerca o de lejos, fuese a la casa de los abuelos a estudiar, a vivir o a algo tan cotidiano como a visitar.

El diseño de la casa siempre me pareció interesante, se puede contabilizar siete niveles muy bien definidos dentro de una casa que aparenta ser de tan solo tres pisos, la explicación en verdad resiste cualquier tipo de lógica y como otras explicaciones ésta es mejor simplemente aceptarla y continuar.

Mi dormitorio tenía una pequeña terracita desde la que por las noches se podía ver parte del aeropuerto, las incontables ciudadelas que se suman en las faldas del Pichincha, el bosque protector de Quito y al final unas destellantes y pequeñas luces rojas que indican el lugar de las antenas de TV, y la cercanía de ese lugar al que podríamos llamar horizonte.

Mi vida al igual que hoy, transcurría paralelamente a ese mundo que creo todos llevamos dentro y que se materializa en forma de pequeñas metas que a veces se cumplen y otras veces no, por lo general la alegría tendía a ser una constante que ayudaba de cierta manera a ocupar el lugar si no es en el corazón al menos en el pensamiento de las personas que en mi perspectiva rotaban alrededor mío. Mis tristezas en cambio se enfocaban en la extraña certeza de que los impecables problemas familiares no dejarían nunca de estar, o peor aún dejarían de estar, y punto.

Recuerdo que en ciertas noches, tomaba un cojín de la cama, una cajita de cigarrillos, unos fósforos de palito, algo parecido a un poncho, y salía a sentarme en la terraza del dormitorio, el "Benjamin" el perro de la casa no tardaba en venir a hacerme compañía, y recostado junto a mi, contemplaba como esperando a ver quien se anima y dice la primera palabra, algunos años después mientras estaba acá en Chile, el buen Benja murió en esa terracita, al parecer no hubo nadie que lo lleve a tiempo al veterinario y yo como es típico simplemente estaba lejos.

Sentado allí, intentaba tararear alguna canción de mi siempre amplio repertorio, repasaba ciertos aspectos de la actualidad de mi vida de aquellos días, e imaginaba cómo podría ser mi vida mientras con ingenuidad trazaba líneas de destino rectas y paralelas a lo que hoy puedo decir, no fue.

En noches como esta recuerdo noches como esas, crisis de los treinta le llaman, lo bueno de las crisis creo, es que son como incendios a los que o los apagas o te consumen, la única diferencia sería el conformismo, por suerte las líneas de mi destino juegan de manera que cuando logro conformarme es señal clara que otra terraza lejana me espera para escucharme tararear una canción y morder aspectos de la actualidad de mi vivir.


"y en vez de amargarme
prefiero navegar
y ojala que los tiempos
me enseñen otra vez como amar"

Sí no estoy aquí (Hector Napolitano)
byrongio

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…