Ir al contenido principal

NIÑOS DE LA CALLE


¡Y es que la vida es así!, dicen muchos, pero como yo no soy amiga del conformismo no me gusta para nada aquella frase y menos cuando de niños se trata.

Eran las diez de la noche y como siempre, mientras más ganas de llegar a casa uno tiene, más semáforos en rojo se encuentran y con ellos, el espectáculo, que más que agradable es bien triste.

Habían dos niños en aquella esquina, ninguno superaba los once años, y allí estaban, tratando de juntar las últimas monedas del día con sus malabares.

¡Que triste!, ¡que injusto!, se supone que un niño a esa hora tendría que estar en su hogar, abrigado porque hace frío, sentado a la mesa con un buen plato de comida y con sus padres al lado, preguntando por como estuvo su día y ayudándolo con los preparativos para al otro día ir a la escuela, pero no, ahí se reflejaba todo lo contrario a lo que se supone debería ser y en ellos solo se veía una infancia olvidada, una falta terrible de amor, un futuro a medias, la esperanza perdida, mucho miedo, y esa mirada de tristeza y decepción al encontrarse a cada paso con la total indiferencia de las personas, que sin importarles nada de nada aceleran dejándolos atrás, sin comprender siquiera, que más que unas monedas, lo que también buscan y necesitan esos pequeños es que alguien les demuestre ¡que si existen!, ¡que si importan!, aunque sea con una sonrisa.

Yo no creo que esta vida sea así, sino que la hacemos así y ojalá que si en algún momento llegan los cambios, cosa que espero con ansias, uno de los primeros sea que los niños de la calle dejen de ser la última prioridad, no tan solo para el gobierno sino también para la sociedad, ya que los niños son y serán siempre el futuro de este mundo.

Es honra de los hombres proteger lo que crece,
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
evitar que naufrague su corazón de barco,
su increíble aventura de pan y chocolate,
transitar sus países de bandidos y tesoros
poniéndole una estrella en el sitio del hombre,
de otro modo es inútil ensayar en la tierra
la alegría y el canto,

de otro modo es absurdo porque de nada vale
si hay un niño en la calle...


(Fragmento "Hay un niño en la calle" A. Tejada Gomez)

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…