Ir al contenido principal

HABÍA UNA VEZ...


... un rey muy poderoso que llamó a sus consejeros y les dijo:

Mandé a fabricar un precioso anillo y quiero guardar dentro de él un mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación absoluta o desorientación.

Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo. Quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos que podían escribir largos tratados, pero un mensaje de no más de dos o tres palabras que ayudaran en momentos de desesperación absoluta, imposible.

El rey tenía un sirviente anciano que también había servido a su padre y sentía un inmenso respeto por él, de modo que también lo consultó. Y este le dijo: " no soy sabio, ni erudito pero conozco el mensaje. Durante mi larga vida en el palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión conocí a un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Al partir, como gesto de agradecimiento, me dijo estas palabras.

El anciano las escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey. "No lo leas", mantenlo oculto en el anillo. Ábrelo solo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación".

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo para salvar su vida y sus enemigos lo perseguían. Llegó a un lugar donde el camino teminaba, no había salida: frente a él un precipicio y volver imposible pues el enemigo le cerraba el camino.

De repente, recordó el anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: "ESTO TAMBIÉN PASARÁ".

Mientras leía, sintió que se cernía sobre el un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino. El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido.

Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a su ejército y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo, victorioso en la capital, hubo una gran celebración. El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo: " Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje, pues no es sólo para situaciones placenteras. No sólo para cuando estás derrotado, también es para cuando te sientas victorioso. No es solo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero."

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "ESTO TAMBIÉN PASARÁ", y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego habían desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje: lo malo era tan transitorio como lo bueno.

Entonces el anciano le dijo: "Recuerda que todo pasa, ningún acontecimiento, ni niguna emoción son permanentes. Como el día y la noche: hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas."

Realmente es increíble como unas palabras pueden hacer que uno se sienta mucho mejor o tal vez no sean las palabras lo que anime, si no el saber que en esos momentos en los cuales todo parece derrumbarse no se está solo.

El fin de semana pasado fue de lo más apagado y triste, pero la llegada de este cuento, acompañado de horas de charla me hizo comprender que hay cosas que nos suceden en la vida para ponernos a prueba, que pueden ser lindas o no tanto, pero así como llegan se van, en mi caso esta vez no fue de las más lindas pero como todo, seguro va a pasar y lo que realmente importa es poder vivir cada situación como enseñanza sin dejar que nada nos impida seguir sonriendo o disfrutando de lo que vendrá, porque la vida no es para nada larga y hay cosas en ella que realmente valen la pena, como para no disfrutarlas.



Mañana empieza la primavera y aunque no es una de las estaciones que más me gustan porque es cuando más me enfermo y mientras todos se enamoran yo me desenamoro, no deja de parecerme linda ya que primavera es sinónimo de renacimiento, juventud, vida y es por ello que también el mismo día en la Argentina se celebra el Día del Estudiante, así que para todos...

¡FELIZ PRIMAVERA!

y para quienes estudian, también...


¡FELIZ DÍA DEL ESTUDIANTE!




Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…