Ir al contenido principal

EL PODER DE LA RAZÓN

"Y ahora que ya no hay trincheras
el combate es la escalera"

Cuenta el manual de las "Buenas Costumbres, Civismo y Urbanismo" que no se debe hablar con la boca llena (dato curioso pero cierto), también dice que debemos pensar y meditar nuestro voto en tiempos de elecciones (dato mucho más curioso).

A menos de dos meses de elecciones para Presidente y Diputados en el Ecuador, el sabor a voto "Nulo" sigue rondando mis ideas, mis creencias y hasta mis inseguridades, un voto en rechazo al sistema como ya lo había definido en algún blog que leo y comento por allí, mantener el ideal aquel que dice "Votar por el menos peor no es una opción", pero tal parece que es cierto que el derrocar presidentes en el Ecuador es algo así como un deporte nacional.

Sin embargo y a todo esto, pienso que en tiempo de elecciones no debemos subir a la tarima política tan sólo a los candidatos, sino al pueblo total en si, a modo de estudio y de mía culpa, y hablo de ese pueblo que llena las entidades de la educación publica de nuestra Patria, subir a los trabajadores públicos que también son pueblo (Sí¡ no sea incrédulo, la secretaria que habla por teléfono celular sin atender los kilómetros de fila en el Seguro Social también es pueblo).

Un mía culpa de quienes (me incluyo en esa lista) manipulados por inescrupulosos intereses políticos, mangoneamos la democracia a son de "Fuera Todos" cuando los que salieron en verdad fueron los "Sapos nuevos" y volvieron "Las lagartijas viejas" en tiempos de aquel tan "detestable" caballero Lucio Gutierrez.

¿Qué propongo?

Por el momento un "mía culpa", un ejemplo sencillo, tan sencillo como las pequeñas cosas que forman nuestra vida, un ejemplo sencillo que sumado a muchos ejemplos sencillos quizás forman el ¿Por qué? De aquel país de la línea imaginaria llamado Ecuador y más allá aún, ejemplos pequeños que forman ese ¿Por qué? De nuestros países Latinoamericanos, que identificamos y hermanamos muchas veces tan sólo en clase de Historia y Geografía.

Mía culpa

Jueves en la noche, salíamos de la ultima clase del día, ultimo nivel de la Universidad, a esas alturas del tiempo, los compañeros pierden la identidad de amigos para convertirse en "hermanos" y "compañeros de lucha", nueve jóvenes en total, ocho varones y una mujer,

"¿Qué tal si nos vamos a pegar una botellita?" (si consideramos que en Quito la cultura del licor va más allá de tus propias fuerzas, aquella proposición no estaría mal sea el día que sea), "No sé¡ mejor no¡ veamos qué dicen los demás" el que quiera ir a tomarse una botellita y digo UNA NADA MAS levante la mano¡ "dos.. cuatro... ocho... dieciséis, dieciocho¡ emmm pero si solo estamos nueve", en fin...

Lo demás no se debe explicar, tomarse una botellita de Shumir (nombre del licor popular en aquellos tiempos en Quito), es todo un ritual, que comprende la necesidad del frío de la vereda, el calor de los comentarios de los amigos, la risa descontrolada ante las burlas de unos contra otros, el saberse vivos, el saberse jóvenes... tal como se acordó nos bebimos sólo una botella, una botella para nueve personas en realidad es sabor a poco¡ pero licor es licor...

Los nueve nos distribuimos en cuatro vehículos, nos despedimos y el auto en el que iba fue el ultimo en partir, "emmmm mira ese patrullero nos esta siguiendo" en efecto nos estaba siguiendo, nos detuvo y al constatar que el conductor había ingerido alcohol la sentencia era clara: 31 días continuos de detención¡

En este punto se piensa muchas cosas, primero en el amigo. 31 días en prisión significaba perder el semestre en la Universidad, 31 días en prisión no deben ser como ir a un campamento¡ "Pero sólo fue una botella entre nueve" Eso no es delito¡ al menos no debe ser delito... recuerdo a los policías, de tez morena y rasgos más bien indígenas, ellos nunca pararían un auto como el que íbamos nosotros, era aquel joven oficial y prepotente quien lo había hecho¡ si podría haber sido de nuestro grupo¡

Pero la "justicia" no tardo en llegar, ocurrió aquella llamada, que de seguro ocurre a diario en nuestro país, "Si mi coronel, estamos deteniendo al conductor por conducir bajo efectos del licor" "Mire oficial, hágame el favor de ponerlos en libertad que son buenos muchachos" "Sus ordenes mi Coronel".

De este suceso deben haber transcurrido por lo menos dos años, ahora los nueve somos profesionales y lamentablemente aquella hermandad ya no existe mas, ahora la llamamos "amistad" a secas, de aquellos tiempos suelo recordar muchas cosas, pero a veces recuerdo lo que dijo el policía indígena al entregarnos los documentos "Señores la justicia no es sólo para los de poncho".

"y el que trepe a lo más alto
pondrá a salvo su cabeza
aunque se hunda en el asfalto
la belleza... "

Luis Eduardo Aute (La Belleza)

byrongio

 Posted by Picasa

Entradas populares de este blog

¿Cual es la diferencia entre ocio y tiempo libre?

Nunca se me había ocurrido pensar en cuál es la diferencia entre ocio y tiempo libre, pero una encuesta que nos realizaron a Byrongio y a mi me llevo a indagar y a tratar de descubrir cual es en realidad esa diferencia...
El termino ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. El ocio surge cuando se realizan las actividades satisfactorias y gratificantes que posibilita el tiempo liberado, de forma libre, decididas por uno mismo y gestionadas autónomamente
El tiempo libre se considera y contempla como el periodo de tiempo no sujeto a obligaciones. Sin embargo, en el tiempo libre se realizan una serie de actividades, que aunque no son propiamente laborales pueden llegar a ser obligatorias, tales como las tareas domésticas cotidianas, las compras de primera necesidad, etc.
Pero bien... ¿para vos cual es la diferencia?, ya que estas son u…

BIOGRAFIA DE HORACIO HIDROVO VELASQUEZ

"Si El Sol, inevitablemente, regresa
cada día y si padece la tragedia de
ver las mismas cosas, ahora deseamos
que alguna vez no encuentre:"


Horacio Hidrovo Velásquez, nació en la ciudad de Santa Ana, Provincia de Manabí, el 20 de mayo de 1902 y murió en la ciudad de Portoviejo el 19 de abril de 1962.

Su infancia transcurrió en su ciudad natal, para entonces una pequeña comunidad vinculada directamente con la vida agraria, lo que más tarde será un factor influyente en la narrativa del autor, especialmente en su novela Un Hombre y Un Río.

Su adolescencia y juventud transcurre entre Santa Ana, Portoviejo y Guayaquil hasta que definitivamente fija su residencia en la capital de la provincia. La permanencia en Guayaquil le permitió alternar con los integrantes del Grupo Guayaquil, siendo testimonio de esta convivencia espiritual, el vaticinio que hiciera José De La Cuadra, cuando expresa:

"Yo saludo en Hidrovo un gran poeta que será. Es esta la segunda vez que vaticino algo grande …

EL CRISTO DE LA QUEBRADA

"Abuelo, dónde está Dios
Mi abuelo se puso triste
y nada me respondió"

Lo escuché siendo pequeño, lo volví a escuchar ahora ya grande, a veces mi padre lo recita todavía, buscando su letra no encontré más que recuerdos, así que me limito a transcribir mi recuerdo de aquel poema:


- ¡Señor! por tu poder bendito te lo pide esta madre que esta viendo morir a su hijito y pa que le des la vida te ofrezco andar estas tres leguas de rodillas

- Ruperto ¡vení! arrodíllate e implórale al Cristo de la quebrada...

- ¡Señor! Yo soy un rudo paisano que a fuerza de mirar siempre pabajo no creo en mas poder que el de mis brazos, pero si tú Señor haces el milagro de salvármelo a mi hijo, te ofrezco mi bella majadita de veinte cabras blancas, también tengo mi vaca, también tengo mi mula y para Ti Señor tengo demás mi mano zurda si es que mi pobre fortuna no te es basta.

La leyenda dice que el niño sanó... mas la serrana murió después de andar tres leguas de rodillas, por la montaña vagan dispersas ve…